317-402 7783
320-225 5295
371 0068
Llámanos
...MAMÁ CANGURUS...
Juego importante en la vida del bebe
Juego importante en la vida del bebe

Recomendaciones sobre la importancia del juego, el papel del adulto y actividades lúdicas apropiadas según edad del menor.

Recomendaciones sobre la importancia del juego, el papel del adulto y actividades lúdicas apropiadas según edad del menor.

La tecnología no solo ha transformado el mundo de las comunicaciones, también lo ha hecho con la diversión de los niños. Según un estudio de la Organización Mundial de la Salud, casi un tercio de los menores de todo el mundo pasan tres horas por día viendo televisión o usando el computador.  Atrás quedaron, entonces, los juegos de la calle, de parque y de mesa. Se olvidaron el escondite, el yermis, la lotería y el dominó. De las cosquillas, los abrazos, los chistes y el diálogo.

Según especialistas, el juego no solo evitaría el sedentarismo, sino también una posible baja autoestima, poca socialización y egoísmo por parte de los pequeños. La sicóloga María Carolina Sánchez Thorin afirma que el juego es un elemento clave que influye de manera positiva en el desarrollo integral de los niños. "Es la expresión sicológica más importante en los pequeños, por medio de la cual expresan elementos conscientes e inconscientes", añade.

Por esto, ABC del bebé, a propósito del Día de la Niñez, que se celebra este fin de semana, da algunas recomendaciones sobre el tema. Cada etapa, un juego diferente A medida que los niños crecen, cambian sus gustos, sus preferencias y necesidades.

Los bebés de 0 a 6 meses, por ejemplo, tienen un desarrollo que los obliga a conocer un ambiente entretenido, pero también que les exige cierta actividad física con la boca, la vista, el cuello y las manos.

Mientras tanto, niños de 6 a 12 meses logran que sus movimientos sean menos dispersos, les encantan los sonidos nuevos y coger fichas con toda la mano.

De 1 a 2 años, se vuelven más perspicaces y empiezan a reconocer situaciones del entorno y a relacionarse con niños de su edad.

De 2 a 4 años, dice Irma Salazar Montenegro, jefe de desarrollo, proyectos y alianzas en la Corporación Día de la Niñez, "tienen períodos cortos de actividades que exigen concentración y atención". En esta etapa y durante el preescolar, a medida que crecen se van volviendo más autónomos, pero siempre requieren la supervisión del adulto.

Por estas etapas de desarrollo tan variables, es conveniente elegir la actividad más conveniente para su hijo, según la edad.

0 a 6 meses les gusta jugar con artículos para bebe como sonajeros musicales, móviles giratorios, muñecos de goma, mordedores, bolas de trapo, peluches antialérgicos, libros suaves de tela y gimnasios. Prefiera juguetes de materiales no tóxicos.

 

De 6 a 12 meses a los niños les atraen artículos para bebé o juguetes que se desplacen y hagan sonidos. Disfrutan escuchar a sus padres que les repitan vocales y consonantes o canciones que ellos puedan imitar. También les gusta mirarse al espejo.

1-2 años Imitar sonidos de animales. Usar recipientes para meter y sacar elementos, lanzar y recoger la pelota, cubos y bloques para construcción, juguetes suaves que se desplazan y emiten sonidos. Crear disfraces con diferentes prendas e incluir ropa con botones, juegos con arena, arcilla, tierra y masa.

2 - 4 años, actividades grupales como pintar con el adulto, los triciclos y luego bicicletas. Arenera para manejar palas, cubos y rastrillos, coches de muñecas y ropa para vestirlas, libros de imágenes y cuentos interactivos, instrumentos musicales, ro, lápices de colores y plastilina.

Preescolar, busque juegos que necesiten la interpretación de roles, que les permita desarrollar la imaginación, creatividad y, de paso, ejerciten la agilidad física de los niños, recurra a juguetes que requieran construir, pintar, dibujar y encajar, patinetas, triciclos, bicicletas y balones; estos objetos les ayudará a desarrollar la motricidad gruesa.

Un elemento clave en el desarrollo El juego es un aspecto esencial en el desarrollo integral de los niños y niñas. Laudys Pernett, coordinadora nacional de ludotecas de la Corporación Día de la Niñez, explica que "cuando los adultos juegan con sus pequeños, además de diversión, aprendizaje y convivencia, se estrechan los lazos afectivos entre padres e hijos". También se logran beneficios físicos y mentales: - Estimulan la coordinación ojo-mano. - Mejoran el equilibrio. - Coordinan ambos lados del cuerpo. - Ejercitan los músculos. - Aprenden sobre la relación con los otros. - Saben respetar su turno y el de sus compañeros. - Ayudan a regular y seguir instrucciones. - Empiezan a ser autónomos y a compartir.

 

Tomado de: ABCdelBebe.COM

Compartir
Twittear
Recomendar
...MAMÁ CANGURUS...
conoce nuestros medios de pago
...Ingresa...
... O Regístrate ...
x
...Regístrate...
Enviando
x